RSS
21/10/14
Excmo. Ayuntamiento de Rabanales
Imprimir E-mail

Rabanales

Vista aérea de Rabanales de AlisteEste pueblo de la provincia de Zamora cuenta con unos 500 habitantes, sin contar los anexos del municipio. La iglesia parroquial, construida bajo los Reyes Católicos y algo posterior, su capilla, está hecha, en gran parte, con materiales romanos. Bien sean hermosos sillares de granito de 1,10 x 1,23 y 0,40 ó 0,50 de grueso, o bien estelas sepulcrales y otras piedras labradas.

Es de notar que alrededor se han visto, abiertas en la pizarra, muchas sepulturas. Se extrajo, además, un sarcófago de granito. Debieron de ser todos los vestigios de cristianos. Cuatro Castros rodean el pueblo. El Castrico, sobre un altozano; el Castro de la Gallinera, al norte; el Castro de San Juan, al poniente y el Castro de la Luisa, más retirado, al mediodía. Todos ellos conservan, poco o nada de sus obras de defensa.

Rabanales ha ocupado siempre un lugar central en la comarca alistana. Ha sido el pueblo más importante, después de Alcañices. Nuestros antepasados conservaron como leyenda que en una época Rabanales le disputó la supremacía a Alcañices. Según esta tradición de los dos pueblos el que antes pudiera ser cercado por sus habitantes, quedaría dueño de toda la región. Al ayuntamiento de Rabanales se le adjudicaron cuatro pueblos que son los que tiene en la actualidad: Matellanes, Ufones, Grisuela, Fradellos y con posterioridad la localidad de Millanes de Aliste. Cuenta con una extensión de 7.500 hectáreas. El municipio de Rabanales cuenta con aproximadamente unos 1.000 habitantes.

 

Historia

 Según investigaciones recientes, pudo ser la capital de los zoelas, siendo por tanto el posible emplazamiento de Curunda Caesara. Además, pudo ser un referente destacable de la variante sur —tras la bifurcación en Figueruela de Arriba— de la Vía XVII del Itinerario Antonino, la calzada romana que conectaba Braga y Astorga.8 Su pasado está parcialmente documentado y de él destaca la existencia, aún perceptible, de los cuatro castros que se han documentado en su término. De ellos hay tres protohistóricos: el de «San Juan» —del que se han extraído monedas—, el de «Gallinera» —del que se han extraído restos cerámicos— y el de «La Luisa». Además está «El Castrico» que es el que más restos arqueológicos ha aportado y que alberga una necrópolis romana, estando aún pendiente de determinar su cronología anterior.8 Son numerosos los vestigios de cronología romana que se han hallado en esta localidad. Entre ellos destaca una inscripción dedicada al emperador César Augusto, Hijo del Divino (S.II a.C.) que se supone fue un pedestal de una estatua. Este, y otros hallazgos, refuerzan la posible existencia de una variante del trazado de la Vía XVII que pasaría por Rabanales. Los habitantes de esta localidad, en la convicción de su pasado romano, exhiben en la actualidad un busto del emperador romano César Augusto en la plaza Mayor.8

 

Un culto fálico

El falo aparece como símbolo de fecundidad, de generación, de reproducción y de vida en casi todas las mitologías. Las artes mágicas lo utilizan cual Falo romano de Rabanales de Aliste amuleto para preservar a los portadores del mismo de diversos maleficios. En algunos pueblos de Italia se le suspende todavía del cuello de los infantes con este fin específico. Al sacralizar el símbolo, paso a representar a algunas divinidades relacionadas con el cosamos generativo, que fueron objeto de culto. El Hermes de Sifos luce un llamativo falo erecto. En las culturas antiguas, el falo fue adorado; rara vez tuvo una significación pornográfica u obscena.

Como bien es sabido, el panteón de Roma se nutrió con todos los dioses del Oriente y de Grecia. por eso, el falo fue entre los romanos un símbolo omnipotente, vinculado a la religión y a la magia. lo encontramos unido al culto de Baco, de Ceres y de otras muchas deidades. De Pompeya y de Herculan se ha extraído una gran cantidad de falos de bronce, provistos de una anilla para poderlos suspender.

Los romanos poblaron de falos ("cipotes" se dice en la germanía) todos los pueblos de su vasto imperio. los que existen en Rabanales, en Ufones y en otras localidades del Gran Aliste (mucho más amplio que el Aliste del Marquesado de Alcañices) son, con casi absoluta seguridad, de procedencia romana. Han aparecido junto a otros restos legados por la Roma colonizadora: cipos no fálicos, estelas mortuorias, etc. La abundancia de falos en la región denota un culto fálico muy generalizado. ¿Estaba unido a un dios romano o a un dios autóctono? Resulta muy difícil contestar a esta pregunta...

Francisco Rodríguez Pascual

Existen numerosos paisajes para disfrutar de la naturales, de las carnes y las setas.